Tango hembra, un colectivo que potencia las oportunidades para las mujeres en el tango.

Escrito por Bruno, Lucila
Fecha de publicación: 14/07/2020

En esta oportunidad nos reunimos virtualmente con algunas de las mujeres que forman el colectivo “Tango Hembra”. Más exactamente  charlamos con Bárbara Aguirre, Marisa Vázquez (su fundadora), Gabriela Novaro y Bárbara Grabinski. En este encuentro nos contaron cuál es la misión del colectivo, qué acciones toman para erradicar las prácticas machistas dentro del tango y como buscan abrir nuevas posibilidades para las mujeres dentro del género. Pudimos darnos el tiempo de  charlar sobre sus experiencias personales, su visión sobre los tangos clásicos, las nuevas letras, las novedades tímbricas que permite cantar escapándole al cliché  y  las dificultades que sufrieron las mujeres emblemáticas del tango. Pasado, presente y un futuro a forjar de un género que atraviesa la identidad nacional y no está exento a la deconstrucción. 

 

¿Cómo y cuándo se formó el colectivo Tango hembra?

Marisa Vázquez (MV): Arranqué este colectivo en 2018 con la intención de juntar a las colegas del ambiente. Me parecía un buen momento para juntarnos y dejar de lado ese mandato de que entre mujeres no podemos hacer nada porque nos envidiamos y odiamos. Reuní un grupo 30 mujeres. Músicas referentes del género en cuanto a compositoras, directoras de orquesta, arregladoras, etc.  Empezamos a las 6 de la tarde con un conversatorio y terminamos a las 6 de la mañana.Vimos que el colectivo era posible porque se quedó mucha gente con ganas de participar y al año siguiente arrancamos con un festival. El festival es una de las acciones del colectivo pero no la única. La intención del colectivo es poner en valor la gran producción musical,  generar un espacio de igualdad porque la música en todos los géneros es patrimonio de hombres. Yo puedo hablar desde el tango que es el género que transito hace 25 años. Es un gueto de varones, muy cerrado, muy hostil. La intención es esa, generar un espacio igualitario para desarrollar nuestro legítimo deseo de hacer música. Romper con esta cosa de que el tango es macho, de ahí surge nuestro nombre “Tango hembra” como un grotesco en respuesta a eso. Es tan estúpido decir que el tango  es macho como decir que es hembra. 

 

¿Qué implica ser un colectivo? 

MV: Fuimos buscando la forma de encontrarnos dentro de los tiempos de todas. Creo que el problema es que todas somos nuestras propias productoras. Entonces nos hacemos prensa, redes, manejamos las fechas, cerramos los contratos, pasamos los papelitos, armamos los ensayos… El tiempo que tenemos es muy poco. 

Bárbara Aguirre (BA): Hicimos varias reuniones. Lo que caracteriza al colectivo, que  ya tiene tres años, es que vamos aprendiendo mucho sobre la marcha. Así como también el territorio del tango está plagado de machismo y micromachismos es algo que  también nos atañe a nosotras. Había muchas que tenían recorridos feministas en otros colectivos pero había otras que ni a gancho. Fue un aprendizaje ver cómo generar un colectivo siendo un grupo tan heterogéneo.Siempre fue mutando el trabajo, tuvimos  dificultades y aciertos. Las ganas de generar un espacio propio son nuestro  motor. 

MV: Totalmente, y crecer todas juntas.

BA: Cuando alguna tenía un problema, siempre salía otra con una solución. Esa heterogeneidad es lo rico. Es lo que nos hizo aprender un montón de cosas y dejar de lado otras que pensamos que eran buenas y eran una porquería.

MV: La tolerancia es importante porque tenemos gente de otras generaciones (o más de mi generación)  que han transitado otro tango. Siempre estuve en el tango de zapatillas, más de los bares y del under, de cantar en borcegos. Hay gente de un tango mucho más formal. Yo también lo transité porque todas cuando nos vamos de gira nos ponemos el vestidito. Arranqué cantando con orquestas grandes. Entonces lo he transitado pero en un momento hice un click y elegí otro tango más cercano a la gente de esta época. Hay  gente que no hizo el click, que se quedó con ese tango que es muy fascista y muy machista. Por eso tuvimos que aprender desde la tolerancia que el tiempo del otro es otro tiempo. Así como pasa con  las pendejas que están 50 siglos adelantadas y las demás tenemos que aprender de ellas porque vienen con otra cabeza.

Gabriela Novaro (GN): Todas hemos ido creciendo dentro de este colectivo. Así como las que seguimos estando crecimos y fuimos cambiando y madurando. Formándonos en lo que es el feminismo también. Por lo menos en mi caso, yo entré con una idea y ahora soy otra persona realmente. Creo que hay muchas otras compañeras que entraron y se fueron porque no pudieron sostenerlo. Lo hicieron desde un lugar muy honesto.

Bárbara Grabinski (BG): Quizás se sintieron interpeladas pero no era el momento o no supieron qué hacer con esa interpelación. Puede tener que ver, como decía Marisa, con gente que viene de otra generación. También es posible aclarar que  esta es  la realidad que estamos pasando y que a nosotras nos atraviesa ,y si no es el momento para alguna compañera  está todo bien.

GN: Por ejemplo me acuerdo de una persona que iba a cantar en uno de los festivales y cuando estaba pensando el repertorio me dice que quería cantar Milonga sentimental y le dije:

    -¿Te parece? Porque Varón pa’ quererte mucho, traición de mujer…”

    -¿En un festival feminista no se puede cantar “Milonga sentimental?”. 

    -Y… no. Le respondí.

No vamos a censurar a nadie pero si la traición es algo esencial de la mujer como dice esa letra lo vamos a pensar. No dice vos me traicionaste, dice que la mujer es traidora. Pasan continuamente ejemplos así.

MV: Revisamos muchas cosas, entre ellas las letras de los tangos.Todas en algún momento hemos cantado esos tangos, porque hay pila de tangos donde directamente o las matan o las fajan o sino son todos descalificativos: zorra, chorra, gorda, fea. La fea se suicida con eso te digo todo. Hay un montón de tangos horribles  digamos, que quizás se pueden cantar porque pensás ¿Qué hago con semejante cantidad de obra musical con una música tan buena? Bueno, cantalo pero siempre antes transformalo, decoficalo, explicalo. Decí: mirá lo que escribían en esta época que estaba permitido. De pronto haces un poquito de historia, de donde viene…

 

YouTube video

 

Contextualizar dichas obras es importante.

BG: Tal cual, porque es una de las preguntas que te hacen ahora cuando tomas una nota o en los típicos programas de tango que todavía maneja gente que ni siquiera le pasó a diez cuadras la palabra deconstrucción.

BA: Gente vieja en el peor sentido.

BG: Lo primero que te preguntan es: “¿Ahora que van a hacer con todo lo que está escrito?” Lo que siempre respondo es que hay que pensar cuál fue el contexto de esas obras. No hay un negacionismo con eso. No es que decimos no está o no existió. Lo traemos como una cuestión de comparación. Remarcamos lo que venía a proponer el tango hace tres o cuatro décadas atrás con ese machismo tan explícito. Donde ni siquiera se ponía en duda, ni siquiera estaba esa vía para que alguien lo interpele. Era algo común, porque también era común dentro de un contexto social y político. Y mirá lo que venimos  a decir ahora con estas nuevas letristas, con estas nuevas compositoras. Hay que darle valor, tiene que tener un lugar, tenemos que tener nuestro espacio, tiene que ser igualitario. Tenemos que tener las mismas oportunidades que tiene cualquier músico o cantor. Hoy sigue pasando  que vas a cantar a una orquesta y hay un cantor estable que cobra. 

MV: Y vos sos la cantante invitada.

BG: Entonces, el tipo o la mina que se sienta en el teatro a ver un show de tango de una orquesta municipal dice: “¡Ah mirá tiene un cantor y una cantora que igualitario!” Pero si te poner a revisar el chabon cobra y la mina fue de invitada

MV: Vamos a decirlo bien, el chabon cobra por mes un sueldo y tiene beneficios sociales en blanco tiene obra social, puede cubrir a un hijo y la mina cobra el show, le pagan un contrato y se va a la casa. Como eso hay dos millones de desigualdades que siguen hasta la fecha.

BG: El colectivo viene a poner en vista todas esas desigualdades para cambiar esa realidad para nosotras y para el futuro.

MV: Hay acciones que no se ven del colectivo. Por ejemplo fuimos a hablar a “La 2×4” para acercarnos al director de la radio y hacerle conocer la cantidad de mujeres que hay haciendo música. Le llevamos un póster con la cara de todas y se asombró de la cantidad que éramos porque a muchas ni nos conocía. Otro problema que tenemos es que los difusores de esa radio,  que es la radio que más nos representa, es que también son hombres y grandes. Es más probable que hayan tenido contacto con Troilo que con algún músico vivo. Eso genera que no nos pasen  y que no ganemos derechos. En este momento una de las primeras cosas que hicimos fue hablar con AADI para pedir que por favor difundan músicos vivos para que puedan cobrar derechos. Todo eso implica que el músico y la música  pueda vivir de esta profesión.

BG: Eso es lo que pasa todas nosotras las que estamos acá,  no vivimos de la música.

 

Remitiéndonos al conocido esquema del iceberg que se utiliza para explicar la violencia machista. En el tango lo que vemos en la superficie son las letras de los tangos pero ¿donde más lo evidencian? ¿En la manera de cantar, en el baile, en la interpretación de instrumentos?

MV: Para cantar tango al principio muchas mujeres se tuvieron que vestir de hombre y usar seudónimo de hombre. Creo que quedó ese cliché de que las mujeres cantan ashi (refuerza la manera de decirlo) y se paran ashí. Se dishe de miiii…Una cosa es si vos sos así, cantá como sos pero no te masculinices para cantar.

BG: ¡Yo soy así! (risas)

MV: Claro, Barby es así. Pero hay chicas que se masculinizan sobre todo las más grandes. Las más chicas ya no

GN: Hay de todo, hay chicas muy jóvenes que se ponen en un estereotipo de entrada. Hoy hoy en día ya no hay justificativo, ¡¡Así que no me vengas con la edad Marisa!!

BA: ¡¡Coincido con Gabriela!!

MV: ¿Pero qué estereotipo?

BG: Mucha teta y vestido rojo y negro. Es el cliché que está presente todavía. Una compañera me contó que una bandoneonista que tocaba en una orquesta  se tenía que vestir de varón, pero hace dos años de esto. Esa orquesta tenía dos minas que tenían que ir de varón para tocar y no fue hace veinte años. Hace cuatro o cinco años  le dije a una persona: “Che, no me estas invitando a cantar a tu milonga” y me respondió que no quieren que canten minas. Eso fue hace muy poco.

MV: Esa es la idea de que el tango es macho. Cuando te dicen un piropo te dicen: “La verdad piba que a mí no me gustaba como cantaban las mujeres pero te escuché a vos y me gustas mucho. Para mi el tango es de hombres” Otro piropo es: “¡Qué bien que tocas pareces un varón!” “¡Qué fuerza que tenes para tocar el bandoneón!”. (Risas)  Esas son las cosas con las que una lidia. Por ejemplo el presentador siempre te presenta con menos ganas. El director de la orquesta te invita a encamarte con él, después se queda resentido y no trabajas más porque dice que sos una loca. El programador de festivales independientes al que le preguntas  por qué no tienen chicas programadas en sus festivales  y te tilda de incordiosa y molesta. Ese tilde me lo gané hace años: loca, incordiosa, problemática quilombera todo por cuestionar

BG: Después ellos forman una camarilla. Es ese entramado de fútbol y asado.

BA: Claro, es que dicen que son amigos de hace mucho, y que no pueden dejar de hacer participar a sus amigos del festival. 

BG: Ves al bandoneonista y te das cuenta de  que toca dos notas pero ya están todos tocando juntos. El tema es que es amigo de todos los que tiene que ser amigos

BA: En la forma de cantar, características como la potencia, la fuerza, la fortaleza, la “presencia” en el escenario, la vehemencia. Son todas características que siempre se  usan en relación con los varones pero que de alguna manera queda la sensación de que eso es característico del tango. Son cosas que supuestamente hay que hacer en el tango por mas que seas varón o mujer. Son rasgos del estilo y muchas veces caemos en micromachismos de tener que ser potentes en una forma de cantar. ¿Por qué si el tango es tan depresivo en muchos casos que no lo podes cantar tranquilamente desde la intensidad de tu voz?. Son cosas que nos atraviesan sin pensar. Estan buenos los colectivos porque nos hacen reflexionar sobre estas cosas que a veces las tenemos incorporadas y no nos damos cuenta.

MV: En relación a la potencia, siempre tuve una voz súper potente y nunca me vinieron a decir que tenía que cantar mas fuerte. Pero sí me han dicho en mis primeros discos que usaba mucho la media voz: “¿Che pero cuando explotas? (Risas) No hay nada que les venga bien. Cuando cantas despacito te preguntan cuando explotas y si cantas fuerte te dicen ponele un poquito de matiz… en realidad lo que no les gusta es que cante una mujer. La presencia creo que se la piden a todo el mundo pero no implica ponerse el vestidito negro y los zapatos de taco aguja. Presencia es que cuando paras en el escenario y tenés un mensaje claro para transmitir y le llegas a alguien. Aunque estés en batón y chinelas es lo mismo para mí. La música es una fiesta y es lógico que te arregles pero quien se sube a un escenario tiene que tener claro que va a comunicar algo y tiene que emocionar y si no lo logra para mí eso es la falta de presencia. Hay un montón de mamarrachos varones, cantando cosas de hace 70 años atrás, con una voz de dudosa calidad pero que encajan dentro del macho morocho, con buena figura y peinadito a la gomina. Las casas de tango también… tenemos para hacer mermelada. Hasta la prensa es machista. Los que hacen prensa de los grandes medios son todos varones y hay mucha nota de amigo. Cuando vos pedís nota te dicen que no tienen espacio  pero después se hacen setenta notas del mismo grupo y generalmente son gente con la que e se toman un vino a la noche. Es todo un gran gueto.

 

¿Cómo suena el “tango hembra”? ¿Encuentran una sonoridad particular en esta nueva era del tango?

BG: Sí, porque también estamos trayendo letras nuevas. Las letras que empezamos a cantar te ponen en otro contexto entonces hay otra estética y la interpretación es lo que vos le pongas a esa letra nueva, con la nueva composición y lo que está diciendo. Es algo que no se dijo nunca. Es estrenar esta cuestión que nos atraviesa hoy en la letrística. Hoy tenemos el libro de Vanina Steiner “Las letristas del siglo XXI” donde hay más de 30  letristas. A nosotras nos toca cantar esas letras, entonces la puesta tiene que ser diferente desde nosotras. Pero no por querer poner algo diferente o algo nuevo sino porque venimos a cantar lo que hoy tenemos que cantar. La problemática que hoy tenemos. 

MV: Lo que somos, lo que nos atraviesa desde nuestros cuerpos de mujer, desde nuestra forma de sentir. La historia de la música siempre fue contada a través de la voz de un hombre. No hubo, salvo algunas raras excepciones en el tango, letristas mujeres  hasta que llega Eladia en los años 60 cuando ya había pasado el tango de oro, el auge y la revolución hippie. La mina hace una gran producción, se rompió el lomo y seguro la pasó mal. En muchos casos escribe en masculino porque no se anima, fijate la presión que tenía Eladia Blázquez que no se animaba a escribir en femenino. Entonces nosotras ahora tenemos la posibilidad de contar esas nuevas historias que ya no tienen ni toalla mojada, ni farolito a kerosene, ni la mina que espera el único amor de la vida romántico que la deja esperando atrás de la ventana con la cortina de crochet mientras el se va de farra con los amigos porque es un re calavera. Es la posibilidad de estas letras como dice Bárbara, esta actualidad que es esta historia, hoy, y acá y ahora. Que para mí es lo que hace que el género siga vigente y no se muera. Nos hace parar en otro lugar en el escenario .

BG: Estamos estrenando la nueva composición y la estamos poniendo en valor.

BA: En términos de la interpretación  creo que, por ejemplo, en los festivales de “Tango Hembra se ve mucho eso en relación a la tímbrica. No solamente de canto sino también en la forma de ejecución de otros instrumentos. Está presente la intención  de buscar nuevos horizontes no quedarse solamente en el lugar común de hacer lo mismo  que se venía haciendo pero si lo hace una mujer ya está. Sino de ir más allá y proponer algo distinto. En ese sentido en un festival de estas características lo podes ver, pasa una artista y tiene su impronta y después viene otra con otra propuesta totalmente diferente. Es bastante versátil y diverso lo que sucede. A mi eso me genera mucha gratificación porque hay más voces no solamente en lo que se cuenta, sino cómo se cuenta, cómo dice, cómo toca y que se transmite. Eso a mí me hace sentir muy agradecida al colectivo  y veo que hay algo que se está mostrando que son cosas que no se se suelen ver en otros espectáculos. Vos vas a un festival de este tipo y te vas a encontrar con un montón de modalidades de formas de abordar al género y eso es un flash porque quiere decir que pasan un montón de cosas de las  que ni nosotras tenemos registro.

MV: Con respecto a eso creo que había un cliché determinadas cantantes, todas cantaban parecido, calderones muy largos, un vibrato parecido. Eso es de lo que habla Bárbara que cada una ha encontrado su propia voz sin necesidad de hacer esa voz de tanguera que era como obligatoria en un momento.

 

¿Cómo ser articulan estas novedades sonoras a la hora de cantar con una orquesta?

BG: Nunca supe cómo cantar en una orquesta. La única vez que pude cantar en una orquesta es porque me hicieron un pasaje de Racing donde trabajo en  cultura y me invitaron de Avellaneda a cantar con la orquesta. Si les preguntas por qué no te llaman para cantar en la orquesta te dicen que no tienen arreglos para minas 

MV: No hay arreglos para mujeres 

BA: No hay arreglos para mujeres y hay que cantar en tonalidades que son un horror

BG: Entonces vas a cantar a la orquesta y tenes que elegir entre las tonalidades que están. No las podés cambiar, te tenes que acomodar a las tonalidades y temas que tienen.. 

BG: ¿Qué posibilidad tenés para mostrar vocalmente tu capacidad si no estás en tu tonalidad?. Entonces ya caíste mal , ¿Para qué me sirve? Me quiero mostar en la orquesta pero voy a cantar mal. Otra cosa que me pasó fue decirle a un director de orquesta que tiene un semillero donde prepara músicos y músicas que seria una buena idea trabajar  con nostras, las  cantoras  para que  podamos ser como un instrumento más,  para aprender a coordinar con la orquesta, para escuchar y aprender. ¡¡Uhhhh no sabes!! Me dijo que me estaba metiendo con su trabajo se ofendió y se enojó conmigo. Tenemos la necesidad de tener un espacio porque no estamos en las orquestas , no cantamos en ninguna y hay un montón de agrupaciones.

 

Este año llegaron a hacer la segunda edición del Festival Tango Hembra ¿Cómo organizan los festivales? ¿Hubo diferencias entre las dos ediciones?

BG: El festival lo hicimos el 6 y 7 de marzo 

BA: La diferencia más marcada fue la convocatoria. Se decidió en el colectivo que la participación fuera para mujeres y disidencias. A diferencia del primero que tenían que ser propuestas lideradas por mujeres.

 

YouTube video

 

 

Frente a estas decisiones es común escuchar gente que sostiene que no hay tantas mujeres como para llenar un festival por ejemplo. ¿Qué les pasó a Uds. con eso?

MV: Nos faltó tiempo para sumar gente porque se quedó gente afuera. También hubo gente que no se enteró, la  podríamos haber llamado pero hicimos una convocatoria abierta a la que se sumó tanta gente que ya con eso completamos. Fueron dos días desde las ocho de la noche a las dos de la mañana.

BG: Un poco más temprano también, hubo charla, milonga, etc.

MV: Creo que empezamos a as cinco de la tarde y estuvimos hasta  las dos de la mañana. Porque hubo milonga con cambio de roles, charlas…

BG: Se presentaron tres libros de la temática. El libro de Mariana Docampo, el de Vanina Steiner y la novela Formosa de Anahí Pérez Pávez que habla del ambiente del tango. Esos tres libros se presentaron en el marco del festival. Después estuvo el Movimiento feminista del tango con el protocolo

BA: La vicepresidenta de Inamu vino en las dos ediciones

GN: La convocatoria fue abierta a través de las redes. Eso también marca una diferencia respecto de otros festivales en los que se llama a los amigos nada mas.

MV: Esos festivales se tendrían que llamar “Festival los amigos”

BG: Es que son todos programadores varones eso es lo que pasa. En todas las programaciones de los festivales grandes, el Festival de Bs. As… hasta de los festivales barriales la mayoría son hombres

MV: En los barriales se ve mucho el tema del gueto.

BA: Vimos a muy pocos de ellos en el Festival de “Tango Hembra”

MV: Nosotras somos grandes militantes de festivales de tango independiente, hemos ido a cantar y a poner el cuerpo a casi todos y ellos no vinieron, ni siquiera los directores de esos festivales. A los que los hemos apoyado durante años 

 

Me comentaron que tienen relación con Mavi Díaz que es la nueva directora de Radio Nacional Folklórica. ¿Le pudieron plantear sus inquietudes?

MV: Sí hablé con ella y me dijo que va a incorporar el tango a Radio Nacional, hasta ahora Radio Nacional Folclórica no pasaba tango. Me pidió una hoja de contenidos e ideas y  le pasé todo contenido feminista. Me dijo que quiere hacer reuniones con minas del ambiente porque hay que hacer valer este 30% de la ley de cupo que  hasta  ahora logramos que esté en los escenarios pero no en las difusoras. Nosotros los músicos contamos con las radios para que nos difundan. De las radios cobramos derechos y si no nos difunden no nos conocen, si no nos conocen, no nos contratan, si no nos contratan no nos difunden. Se genera un círculo vicioso en el que quedamos atrapadas las mujeres y que expele a las mujeres del ambiente de la música. Por eso no vas a ver tantas mujeres como hombres en un escenario cuando vas a ver un espectáculo musical. Porque la mujer tiene que comer y se tiene que dedicar a otra cosa. Sino no hay lógica entre la cantidad de mujeres que hay en los conservatorios y las que están en los escenarios. O somos todas idiotas que ninguna aprende a tocar bien un instrumento o a cantar bien o hay algo que sucede en el medio que no sabemos qué es. Analizándolo nos damos cuenta de el problema reside en que se cierran tanto tanto tanto las puertas que te terminas yendo porque la vida no te alcanza. Tenes que vivir.

Es una situación que se repite en todos los géneros y ambientes. Las mujeres se capacitan mucho más que los hombres pero no logran vivir de sus carreras. El camino hacia la profesionalización siempre está truncado. ¿Donde ven que radique esta problemática?

MV: Es la falta de oportunidades.  A cierta edad si no tenés otra profesión que te sustente tu carrera musical terminas dejando. En el medio están los hijos que, hasta ahora, han sido criados exclusivamente por las mujeres. Recién ahora los hombres empiezan a cambiar pañales, limpiar la casa, a hacer más o menos algo. Entonces la mujer aparte de eso tiene que criar hijos. Son muchas las dificultades que hacen que las mujeres no lleguen a los escenarios. Nosotras estamos siempre viendo cómo podemos ayudar. El objetivo del colectivo es eso, ver cómo nos unimos, ver como generamos espacios donde cantar, donde tocar. No ir a pedirle todo el tiempo a ellos, generar nuestros propios espacios, hablar con la gente de las radios por el tema de la difusión, apoyamos la ley de cupo femenino en escenarios y festivales. Tratamos de que si una compañera presenta un disco otra no lo presente el mismo día, apoyamos con la difusión. 

GN: Por ejemplo, ahora hay varias que están nominadas a los premios Gardel, entonces pensamos en hacer una difusión porque en la medida que sos más “conocido” o tenés más prensa es más probable que te voten. Para que de esta manera queden en las ternas y puedan ser elegidas. 

MV: No solo eso, por cada terna hay 500 o 600 discos. Yo estoy de jurado. Es imposible escuchar detenidamente cada disco. Pero es un pena porque el año pasado encontré una música maravillosa de mujeres de todo el país

 

YouTube video

 

¿Desde el colectivo se organizaron para ayudar a las compañeras que estaban con alguna dificultad por la cuarentena?

GN: Sí, por ejemplo todo lo que se recaudó en el último festival se repartió entre las compañeras que son madres y tienen que bancar a sus hijos.

BG: Estuvimos muy atentas al principio de la cuarentena porque hay muchas compañeras que dependían de los shows que venían y de sus clases. Estamos todo el tiempo en red, a una le pasó algo con la computadora y fue otra y le llevó una que tenia en la casa. También se hicieron acciones desde el Estado.

MV: Fuimos al Inamu a pedir que a las chicas que no tenían nada para subsistir se les extienda la tarjeta alimentaria. Porque a las que son monotributistas, que son la mayoría de las músicas, no le dan tarjeta alimentaria. Fue lo que sacaron después yo no sé si la idea la tiramos nosotras o ya la tenían pensada pero consistía en  que se le extienda la tarjeta alimentaria, que se la exima del pago del monotributo, y que se les faciliten los créditos. Al tiempo salió. Fuimos los primeros días a pedirlo 

BG: Por lo menos el cuidado entre nosotras estuvo, lo que pudimos hacer en el momento que fue tremendo. Fue desesperante pensar que al otro día muchas compañeras no iban a tener para morfar.

MV: Hay compañeras que viven al día con los shows

BA: En las dos ediciones de los festivales procuramos que eso que ganamos con la gorra pudiese cubrir la vuelta segura de las compañeras. Hay muchas que tienen instrumentos re caros y viven re lejos tal vez del lugar. Parece un detalle pero el hecho de poder volver segura a tu casa, así tengas un instrumento o no es muy delicado. Muchas veces nos pasó. Recuerdo hacer un ciclo en una parrilla en la Boca  y tener que volver con el pie, la gorra y el vestuario en el 98 a las cuatro de la mañana. Entre nosotras nos concientizamos sobre eso. Bajar una línea de que todas nos volvemos seguras de alguna manera, te lleva alguna o  volves en uber. En otros festivales  muchas veces la gente que organiza te tira los perros o supuestamente se tiene que generar alguna situación de seducción para que el chabon te tenga en cuenta…

MV: Le tenes que caer bien 

MV: O histeriquearlo. Porque les gusta que los histeriqueen

BA: Son todas cosas que antes te las tenias que fumar  y no tenías idea

BG: O en mi caso,  no te dan bola porque no te pueden levantar porque soy lesbiana.

MV: Pero a vos por lo menos te invitan a jugar a fútbol y a comer asado

BA: Vos porque sabes jugar al fútbol

BG: A mi me llamaron para un festival de tango y me dijeron:

    – Polaca, vení al festival de tango

    – ¡Si! ¿Cuándo canto? 

    – No, a jugar al fútbol me respondieron… (Risas) 

Tuve una dicotomía ahí, lo consulté con amigas. Porque no iba a cantar  pero iba a jugar al fútbol con todos los machirulos del tango… Entonces dije: “¡Sí! Voy a jugar al fútbol con todos los machirulos del tango”. Entré me puse mi camiseta y mis botines y jugué al fútbol.

MV: Sabes que creo que eso para mostrarse  como si fueran  tolerantes, abiertos y modernos 

BG: Pero es importante estar presente y hacerse visible.

MV: Lo que pasa es que son los mismos tipos que cuando decís chiques  en el escenario  te salen a morder el hígado. Salen a defender el lenguaje a decir que no es momento y que no saben quién lo inventó. ¿Y cuando es el momento flaco de la A o E? Son los mismos que dicen yo me pongo el pañuelo verde y voy con vos a la marcha.  ¡Mejor quedate en tu casa papi!

 

El famoso aliade…

BG: Quiero decir que tuve una muy buena participación en ese partido de fútbol jugué muy bien.

MV: Hay muchas cosas para hacer en el ambiente. Pero hay gente que te dice que ya cambió, que ahora las agrupaciones son mixtas. Pero no cambió un pomo. Estoy en el ambiente hace 25 años y no cambió nada. Todavía tengo que ir a preguntarle a fulanito: “¿Por qué en tal programación no hay minas? ¿Por qué la foto para La Nación que te hacen para tu festival independiente  nunca hay una mina?”. Ahora le están poniendo una para zafar porque sino te van a comer el hígado. Hay 10 tipos y una mina para cumplir con el cupo obligatorio, es todo un caretaje. No sé si lo veremos y es triste  porque es donde una quiso desarrollar su deseo. Para mí no estuvo bueno este ambiente  si bien he hecho grandes amigos, amigos de verdad,  varones inclusive. También sé que es un ambiente recontra hostil. Yo soy abogada  y es mucho más hostil que el ambiente del derecho. Creo que una abogada bien plantada no tiene que rendirle examen a nadie y acá seguís dando examen todo el tiempo

 

¿A quienes destacarían como sus referentas tangueras de ayer y de hoy?

GN:La madrina del colectivo es Susana Rinaldi

MV: Más allá de lo musical, porque no sé si todas coinciden desde lo musical con Susana. Desde lo político siempre fue muy coherente entre lo que dijo y lo hizo. Una gran luchadora que la podemos ver en fotos en blanco y negro de hace 30 años pidiendo por el aborto. Lo que pasa es que las mujeres que entraron al tango en una cierta época y aún en la actualidad lo hicieron de la mano de un hombre: el novio, el marido, el hermano. Ninguna entró solita. Vos fijate las dos minas que llaman para todos lados tienen un tipo que las respalda atrás y que las hizo entrar al ambiente. Eso no desmerece su valor musical. Son dos grandes músicas que tuvieron la suerte de tener un tipo que les dio el puntapié para entrar al ambiente. Siempre estuvieron Libertad Lamarque, Tita Merello con su amante, Nelly Omar con Manzi. Todas con un tipo atrás

BG: Bueno Rosita Quiroga no, se jugó sola. A los 19 años le dijo al padre que iba a tocar y cantar y el padre no la dejaba. Se escapaba con Filiberto para tocar la guitarra y fue una de las primeras minas que hizo música.

MV: Pero son excepcionales

BG: La ñata gaucha, vistiéndose de gaucha.

BA: Es lo que hablábamos al principio que hay que analizar el momento socio histórico, es como pedirle peras al olmo. Pedirle a esas mujeres que transgredieran un territorio tan hostil es mucho. Creo que hay que estar en sus zapatos. Yo les estoy agradecida por lo que pudieron legar. En el presente tener un colectivo hace que  nos estimulemos mutuamente en todas las formas en que encaramos este recorrido. Estar acompañadas hace que nos podamos nutrir viendo el devenir de cada una.

MV: Pero está muy bien lo que dijo Barby, era mucho pedirle a esas mujeres. Fueron muy valientes en entrar a este ambiente. Referentes en cuanto a todo lo musical: Nelly Omar…

BG: ¿Proscripta durante cuántos años?

MV: Proscripta por jugarse por una idea política, que se puso el poncho  porque se tuvo que morfar los vestidos 

BA: Que se tuvo que bancar que la llamen la Gardel con pollera

BG: Sos buena pero tenes que tener un calificativo de hombre

BA: ¿Cuántas que habrán quedado en el camino? Instrumentistas ni hablar. Gente que la pasó realmente mal por tener que bancarse un montón de machiruleadas horribles.

BG: Tenemos solamente una bandoneonista famosa histórica.

MV: Pero tampoco hay violinistas, ni chelistas, ni contrabajistas. No hay músicas en las orquestas de tango. Eran excepcionales las músicas en las orquestas de tango no sólo las bandoneonistas. Cuando vino la modernidad a las mujeres se les permitían ciertos instrumentos. El violín porque es chiquito, el chelo porque les gusta que tengas algo entre las piernas y las piernas abiertas, parece que el cello es femenino. El contrabajo es de hombres, el bandoneón es de varones. La guitarra en el tango es un gueto y un patrimonio de varones. Las guitarristas de tango han sufrido muchísimo también. Hasta mis músicos me dijeron que les hacían bullying en los conservatorios porque no querían que las minas toquen la guitarra. Inclusive los profesores les hacían bullying.

Algo que nos faltó destacar es que tenemos la  intención de hacer una página con el trabajo de las chicas, la letra, cifrados con  links a sus páginas . Un día que juntemos un mango arriba del otro le pediremos a alguien que nos haga eso. Porque también queremos dejar un cancionero nuevo para la posteridad.

 

Tango Hembra en redes:

https://www.facebook.com/Tango-Hembra-169098537220698/

https://www.instagram.com/tango_hembra/

https://www.youtube.com/channel/UC3SP1vbQlcq7coRTAYJTMMg