Press Enter to Search

Nuevos espacios rituales contemporáneos

c
Escrito por Bruno, Lucila
Fecha de publicación: 02/10/2017

Ciclo Urondo contemporáneo 1. Concierto 1 Compañía Oblicua: Sergio Catalan, flautas | Javier Mariani, clarinetes Elena Buchbinder, violín | Fabio Loverso, violoncello Gonzalo Pérez, percusión, Laura Ventemiglia, pianista invitada , Ana Fernández Lignelli, Nati Iñón, Agustina Crespo, voces , Marcelo Delgado, dirección. Centro Cultural Paco Urondo Jueves 14 de septiembre 20hs

En esta oportunidad Marcelo Delgado se presentó no sólo como director sino también como curador deL ciclo. Este evento se torna necesario ante una realidad por demás hostil para la música contemporánea para la cual Delgado y el Centro cultural Paco Urondo generaron un nuevo espacio. Con la intención de fomentar la circulación de las obras y captar nuevos espectadores se programaron cinco a obras a ser interpretadas por la Compañía Oblicua: “Ritual” de Andrés Buchar, “Hacer que” de Victor Carreras, “Sselfless” de Sebastián Pozzi Azzaro, “Escape” de Florencia Sirena y “Clinamen” de Ariel González Losada.

“Ritual” de Andrés Buchar fue la obra que dio inicio al concierto con un orgánico compuesto por violín, clarinete bajo, violoncello y bombo. Se trató de una obra cíclica cuyos cortes estaban dados por cambios en la dinámica. En esta obra, el bombo funcionó como un hilo conductor ya que el aumento de iteraciones nos condujo al clímax, para luego transformarse en un dúo de cello y clarinete sombrío y oscilante. Presenciamos luego el estreno de “Hacer qué” de Víctor Cuevas que es la extensión de una obra anterior para dos violines del compositor quien, a su pregunta de “¿qué hacer?” encontró su respuesta en el libro “Qué hacer” de Pablo Katchadjian. Manteniéndose en el registro agudo, los instrumentos ejecutaron, mediante técnicas extendidas, una obra cuyas secciones se estructuran con un comienzo del tutti del ensamble para luego ir desdibujándose en el tiempo en una búsqueda de demostración de la fragilidad de los cristales rotos a los que remitía.
La obra “Sselfless” de Pozzi Azzaro funcionó como articulación de las dos partes del concierto. La obra minimalista presenta reminiscencias al jazz a través de las cadencias del piano. Las mismas estructuran la obra generando diferentes planos sonoros. Uno de ellos dado, además, por las tres voces femeninas que, con un muy buen manejo vocal agregaron nuevos timbres sonoros a la pieza. El corte dado por esta pieza dio al concierto un momento de meseta, los sonidos conocidos volvieron para darnos aire y retomar el camino hacia nuevas espacios sonoros.
Otro de los estrenos que tuvo lugar en el concierto fue “Escape” de Florencia Sirena, Dicho título es más que pertinente para la obra ya que en la misma los sonidos producidos por flauta, clarinete, violín, violoncello, piano y percusión fueron yuxtapuestos para crecer ascendentemente hasta su desaparición. Por el contrario “Clinamen” de González Losada presentaba sus sonidos en la dirección opuesta,en forma alegórica al fenómeno que da nombre a la obra en la que los átomos caen en línea recta al vacío. En la pieza de González Losada, luego de un comienzo con gran intensidad los instrumentos se fueron interrumpiendo en lo que parecían silencios con calderón, muy sutilmente conducidos por Delgado para dejar el sonido vibrando hasta su extinción.

La Compañía Oblicua desarrolló estas obras con gran idoneidad y respetando las certeras indicaciones de su Director. Se refleja claramente la fuerza del conjunto y la dedicación a as necesidades particulares de cada pieza.

El ciclo abrió un nuevo campo de acción para la música contemporánea de Buenos Aires. Delgado nos convocó a un ritual colmado de jóvenes compositores y nuevas obras. De esta manera el la Compañía Oblicua logró su cometido : difundir y dar un nuevo espacio a la música contemporánea. Se demostró que los protagonistas de este campo cultural se encuentran unidos y trabajando para el desarrollo de nuevas músicas y la conquista de nuevos espacios.

¿Por qué Escritos Musicológicos Tempranos?

"Muchas de las cosas que escribí en mi juventud tienen el carácter de una anticipación onírica, y sólo a partir de cierto momento de conmoción, que podría haber coincidido con el comienzo del Tercer Reich, me convencí de que hice bien en hacer lo que hice. Como la mayoría de los llamados niños prodigio, yo soy un hombre que ha madurado muy tarde, y aún hoy tengo el sentimiento de que aquello para lo que realmente estoy aquí todavía está por hacerse."

(Carta de Theodor Ludwig Wiesengrund Adorno dirigida a Ernst Bloch en 1962; Prólogo a Escritos Filosóficos Tempranos, Ediciones Akal, 2010)