Press Enter to Search

Links de y hacia el II Foro Nueva Música Córdoba 2015

c
Escrito por Chacon Dorr, María Virginia
Bajo la organización y la iniciativa de Suono Mobile – Initiative für Neue Musik  y el Goethe Institut, del 26 al 31 de julio se llevó adelante el II Forum Nueva Música de Córdoba con conciertos, conferencias, ensayos, master classes para instrumentistas y compositores, y la presentación del primer libro de la editorial Suono Mobile Argentina. Los espacios Universidad Nacional de Córdoba (CePIA, Universidad de Ciencias Exactas), Radio Nacional Córdoba, y el Centro Cultural Córdoba.

El foro terminó hace más de un mes y todavía me cuesta ordenar la cantidad y calidad de información que recibí de forma constante. Hoy saco provecho del dispositivo página web, e intento que este texto sea un mapa de links que lleve al lector a conocer parte del ambiente de la música contemporánea de tradición escrita en Argentina.

Suono Mobile -> Los progagonistas extranjeros en esta ocasión fueron los compositores alemanes Michael Maierhof, Malte Giesen (Suono Mobile Berlín), y el director Christof Löser (Director de Suono Mobile), que se sumaron al plantel de los profesores que llevaron adelante los talleres y ensayos en los que participaron alrededor de sesenta alumnos.

Michael Maierhof se encargó de trabajar en sus encuentros, tres puntos centrales que (con variaciones) fueron transitando las preocupaciones y ocupaciones del foro: reflexionó sobre el papel del compositor en la actualidad, el concepto y conceptualización del material sonoro, y la exposición casi programática del proceso de búsqueda de materiales. En menor medida, pero imprescindible mencionarlo, Maierhof abordó la problemática de la escritura musical: la vieja partitura ya no es un soporte calificado para transmitir al intérprete lo que pretende el compositor/a de él/ella y su instrumento. Para salvaguardar esta brecha el compositor debe echar mano a la batería de recursos que la tecnología nos propone (por ejemplo videos, partituras dinámicas, programas de escritura musical que permiten graficar) y que se desprende de los dispositivos que usamos cotidianamente. Lo cotidiano es una de las claves de la búsqueda estética de este matemático-compositor, y en ese sentido considera que debe insertarse su labor en la sociedad: “Así como el artista plástico está a cargo de la traducción visual de la experiencia de la realidad, de la misma manera el compositor es responsable de la traducción acústica y la correspondiente elaboración de los procesos”.

Workshops -> En los talleres de composición y ensayos, cuando Maierhof explicaba cómo indagaba sobre el material, el recinto se transformaba en una mezcla de reunión de tuppers con casa de cotillón. Los instrumentos “alternativos” se mezclaban con los clásicos, guitarras, baldes, violonchelos, cepillos de dientes, globos, esponjas. Toda búsqueda remitía a un encuentro consciente y finísimo (aunque después de un tiempo el producto sonoro se tornaba algo redundante) con la vibración y la formación de aquello que él concibe como de complejos sonoros de una música no organizada por alturas, a partir de la cual términos como “ruido”, “nota” y “sonido” son puestos bajo la lupa.

Splitting -> Una de las obras programadas para el Vto concierto del foro fue Splitting 22, ejecutada por Martín Devoto (violoncellista del cuarteto de cuerdas Untref, presente en el Foro). En esta obra, que tiene su antigüedad, se reflejan las preocupaciones del compositor: la actualización del dispositivo de la obra, una nueva propuesta de escritura dinámica, la búsqueda de complejos sonoros a través de los que denomina “untertone”, el concepto de cotidianidad que se traduce incluso en imágenes. A falta de testimonio directo del foro, a continuación dejo un registro de la obra realizada en 2004 a manos del cellista Michael Moser.

Libro -> Gran parte de los conceptos sobre los que versaron los talleres y conferencias de Maierhof están volcados en el libro Poéticas en torno a Suono Mobile, que fue presentado en el foro como primera nave de la editora homónima. En él participan los compositores Mathias Spahlinger (íntimamente ligado a la energía generadora de los proyectos Suono Mobile y del FNM), e invitado especial al Ier FNM en 2013), Juan Carlos Tolosa, Lucas Luján, Martin Schüttler, Michael Maierhof, Fernando Manassero, y Malte Giesen. Los artículos fueron seleccionados para crear un corpus de obras que rodeen conceptualmente la creación desde el punto de vista del artista, y representan una oportunidad inestimable de circulación de valores estéticos actuales.

Ágora -> Dos de los escritores (Manassero y Giesen) fueron moderadores del espacio Ágora, un ambiente de debate sobre temas propuestos por l@s participantes del foro. L@s expositor@s (entre l@s que me encontré) disparaban núcleos de interés que luego eran discutidos por todos los asistentes. Como era de esperarse hubo momentos de catarsis profesional y “terapia de grupo” en los que surgieron temáticas paralelas a las propuestas que, definitivamente, eran necesarias abordar por el sólo hecho de su emergencia (quizás en un futuro, y de manera más sistemática, sería interesante tratarlas de nuevo). Una charla anticipó tímidamente los temas futuros, y esbozó una discusión devenir de la música argentina a partir del 2001, a cargo de l@s compositor@s Marcos Franciosi, Luciano Azzigotti, Eduardo Spinelli, Natalia Solomonoff, Lucas Luján, Juan Carlos Tolosa, y Fernando Manassero. Cada uno expuso de manera informal (pero no por eso menos interesante) sus apreciaciones sobre la situación de la música contemporánea desde la crisis social y económica del 2001, la creación de nuevas herramientas y medios de difusión, la actualidad de las plataformas colaborativas entre músicos, los nuevos medios (la era de la internet), y el papel de la música en la educación.

Y como no podía ser de otra manera, por su necesidad y pertinencia, se presentaron dos temas de los que tod@s nos preocupamos en mayor o menor medida (seamos intérpretes, compositor@s, o críticos/musicólog@s): cómo se liga la música contemporánea con la cotidianidad y qué interlocutores encuentra. La primera cuestión se abordó de forma más sistemática, ya que los compositor@s, se encargan (como vemos en Maierhof) de pensar la cotidianidad desde la concepción del sonido, del material, la forma de escritura y de producción (con la intervención de nuevas tecnologías), y el papel del compositor/a “en todo este lío”.

Conciertos -> Los días finalizaban con conciertos en los que hubo estrenos mundiales y argentinos, que en su mayoría ocurrieron en el Aula Magna de la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de la UNC – excepto el concierto inaugural en el auditorio de Radio Nacional Córdoba. Los programas versaban, en su mayoría, sobre obras que orbitan en la estética y acciones de Suono Mobile; en este sentido se puede trazar un claro paralelo con el espíritu del libro citado anteriormente. En ellos se mezclan compositor@s e intérpretes nacionales e internacionales (muchos han compuesto especialmente para el ensamble Suono Mobile Argentina), con obras que van del “acá y ahora” (por ejemplo, Fernando Manassero – Bi – 2014/2015) a aquellas que ya pueden  considerarse del corpus “clásico” de la música contemporánea (Lachenmann, Stockhausen, Berg, etc). En este último punto coincide la programación del ensamble Recherche, que considero que podría haber sido un espacio para escuchar estrenos de obras o encargos (o al menos músicos con cierta rigurosidad o novedad interpretativa). En los últimos conciertos del foro se presentaron piezas trabajadas en los talleres de instrumentos, e incluso se incorporaron como intérpretes -bajo el nombre Ensamble Forum- 16 asistentes al foro para realizar shopping 2.1 de Maierhof.

Natalia, el ejercicio del “aquí y ahora” -> A través de las jornadas del foro detecté, venciendo a un incipiente cansancio intelectual, mi gran interés por las propuestas y reflexiones de la compositora argentina Natalia Solomonoff. En ellas encontraba el contraste necesario entre las explicaciones que venían en avión y los cuestionamientos que habitaban una realidad compartida conmigo. Desde el aquí y ahora me pregunto entonces: ¿Cuál es nuestra actitud (como compositores, musicólogos, intérpretes, programadores) frente a las búsquedas y soluciones estéticas de un nodo que siempre se erigió como un “centro” en relación a nosotros, la “periferia”? ¿Sigue siendo válido pensar en estos términos?. Pensar en términos de diferencias “locales vs. visitantes” me conduciría directo al error de declarar que todos los compositores germanos o argentinos se encolumnan de manera incondicional tras una u otra concepción filosófica-estética. En este punto lo que me es necesario considerar es cómo la lógica de la tradición germana es actualmente determinante en la conceptualización político-ideológica de los sonidos con alturas. No sólo la necesidad de búsquedas sonoras empuja a Maierhof al encuentro de complejos sonoros por fuera de las alturas, sino también el rechazo a cualquier configuración pre-determinada identificable con una voluntad de orden y tradición. Las obras presentadas por los compositores argentinos en los conciertos del foro marcaban una libertad divergente a ese esquema conceptual, que permitía usar las alturas como una herramienta más en la caja del compositor.

En medio de este complejo de preguntas, el foro cerró (para mí) como debía: con una conversación con Natalia. El tráfico de ideas de esa noche fue reconstruido en un intercambio de emails entre la compositora y quien escribe; sus respuestas son citadas a continuación en este artículo.

Salimos del último concierto, éramos… ¿25, 30, 40? Mucha gente para ir a comer a un solo lugar, y de a poco el grupo se fue desmembrando durante la travesía hasta encontrar un restorán que nos aceptara a todos. Finalmente lo logramos y, por el tropel que ingresó todo junto. Cuando logramos sentarnos terminé de constatar que las caras eran las mismas que se habían repetido durante todos los días organizadas en subgrupos masomenos determinados por camaradería -geográfica, estilística, amistosa, amorosa, etc-, que pone en evidencia la endogamia inherente a comunidades de estas características. En el medio de esa situación me encontré preguntándole a Natalia por algunos comentarios sobre las conversaciones que se habían desarrollado con l@s participantes activ@s de su workshop de composición. Mi memoria se había concentrado en el intercambio que ella mantuvo en su workshop con Bruno Fioranelli sobre la obra Le Plus Jeune, que el compositor creó en base al poema homónimo de Paul Éluard para el 12èmes Rencontres Internationales de Composition Musicale de Cergy-Pontoise.

Lo interesante de su charla fue que bordearon una de las múltiples cuestiones de la música contemporánea que puedo resumir, a modo de exabrupto,  en una pregunta (que no es nueva, pero tampoco está agotada): ¿Cuál es la relación que podemos trazar entre el código compartido (entre los compositor@s, intérpretes, y público de música contemporánea) y las nuevas soluciones sonoras que encuentran los compositores para crear sus obras? Y para ser más específicos ¿Consideramos a los sonidos con alturas una problemática central en la composición vernácula? Si tomamos el análisis de esta obra como eje central de nuestra discusión, podemos dilucidar que la cuestión pasa por otro lado.

La obra de Fioranelli es clara en sus procedimientos, y no por eso menos interesante. En sus notas él comenta cómo empleó recursos (cierres de secciones con características cadenciales, cambios drásticos de textura y dinámica, etc) respondiendo a las necesidades del texto, lo que podemos considerar como madrigalismos que dan como producto un “lied” contemporáneo. Su exposición pone en marcha el análisis de Natalia, que comienza a indagar directamente en el material con una dirección certera: hasta qué punto el/la compositor/a utiliza materiales por elección y no por tradición, costumbre, tiempo. Sobre este punto Natalia comenta:

“En las clases de composición intento que los estudiantes puedan desarrollar y profundizar sus capacidades expresivas, técnicas y reflexivas promoviendo la autoconciencia respecto a sus propias necesidades comunicativas, intereses, identidad (muchos estudiantes se han iniciado en la música popular). También intento promover un espíritu crítico respecto a la herencia musical que reciben, a las músicas invisibilizadas en los ámbitos académicos y los medios masivos de comunicación y a las razones de su invisibilización.

Trato de incentivar una escucha muy sensible promoviendo a la vez una toma de conciencia sobre los mecanismos de la percepción, sobre el funcionamiento, las implicancias y los condicionamientos que hemos heredado a través del sistema tonal, transformados en hábitos de escucha y producción a veces anquilosados, que involucran tanto estructuras musicales como aspectos externos. Por ejemplo: la discursividad, la teleología, la relación tensión-reposo (procesos cadenciales) al interior de la música. Medios y modos de producción (ámbitos, modos de presentación, etc.) al exterior de la música.

Otro aspecto que me interesa visibilizar, es el de la transpolación de mecanismos y estructuras de poder a la producción musical. En este sentido, me parece fundamental el estudio profundo de la obra y los textos de compositores como Graciela Paraskevaídis, Coriún Aharonián, Mariano Etkin, Nicolaus A. Huber, Helmut Lachenman, Luigi Nono, Mathias Spahlinger, entre otros.”

Este ejercicio evidencia las estructuras de pensamiento y producción a la hora de generar una obra, y puede practicarse como una herramienta central (junto a las políticas culturales y de programación) para desprenderse del eterno binomio centro-periferia que, por obvias razones de organización, se hizo tan patente en el Foro.

Luego de intercambiar un par de anécdotas con Natalia, acordamos algo que me pareció una obviedad en su momento, pero viendo parte de la producción actual de música académica a veces necesito recordar: las obras son un registro de época, y como tales, para poseer una densidad simbólica y estética en conexión con el “aquí y ahora”. En este contexto Natalia me dice:

“Desde hace unos años la situación parecería revertirse para mejor y “desde adentro”. En gran parte debido a compositores jóvenes que motivan a los intérpretes en la realización de un trabajo conjunto pero también por interés genuino de los músicos en la producción local. Cada vez existen más grupos especializados en música contemporánea y crece la cantidad de instituciones que programan repertorios con obras de argentinos. Pero el proceso es lento y queda pendiente una reparación histórica con las generaciones de compositores que nos preceden.”

Referencias

1. Suono Mobile es un proyecto internacional en el que participan Argentina, Alemania, y los Estados Unidos. Fue creado en 1995 con los objetivos de trabajar sobre el repertorio de la música contemporánea de posguerra, generar nuevas obras, y reflexionar sobre conceptos y hechos estéticos. Para ver más: http://www.suonomobile.de/

2. Maierhof, Michael. Anclaje en la realidad, en Poéticas en torno a Suono Mobile, Suono Mobile editora. 2015. Córdoba (Argentina). P. 85

3. "Le Plus Jeune" es una pieza inspirada en el poema homónimo de Paul Éluard, en donde la historia y estructura del texto fueron guiando a la creación musical. La relación entre texto y música, el dualismo de estos dos lenguajes, convive en un espacio en donde la resonancia de la voz en los instrumentos va cobrando vida propia, creciendo y buscando protagonismo. Las rupturas formales, las diferentes texturas o los cambios de dinámica abruptos son el mecanismo por el cual intento reflejar la sensación de evolución, muerte y resurrección que sentí al leer por primera vez éste increíble y hermoso poema… En: https://soundcloud.com/brunofioranelli/le_plus_jeune-bruno_fioranelli

4. Natalia recomienda la revisión del sitio http://www.latinoamerica-musica.net/

There are no comments yet, add one below.

¿Por qué Escritos Musicológicos Tempranos?

"Muchas de las cosas que escribí en mi juventud tienen el carácter de una anticipación onírica, y sólo a partir de cierto momento de conmoción, que podría haber coincidido con el comienzo del Tercer Reich, me convencí de que hice bien en hacer lo que hice. Como la mayoría de los llamados niños prodigio, yo soy un hombre que ha madurado muy tarde, y aún hoy tengo el sentimiento de que aquello para lo que realmente estoy aquí todavía está por hacerse."

(Carta de Theodor Ludwig Wiesengrund Adorno dirigida a Ernst Bloch en 1962; Prólogo a Escritos Filosóficos Tempranos, Ediciones Akal, 2010)