Press Enter to Search

La música en los videojuegos: Gustavo Santaolalla, compositor para The Last of Us.

c
Escrito por Chacon Dorr, María Virginia

En una reciente entrega del diario de desarrollo del esperadísimo videojuego The Last of Us (para la plataforma Playstation 3), Naughty Dog [1] y Sony han revelado el proceso de producción musical de la banda sonora del juego; y para grata sorpresa argentina nos encontramos con la incursión de Gustavo Santaolalla en el mundo de los videojuegos.

Sería un error necio negarles  a los videojuegos (VG de ahora en más, del inglés “Videogame”) el estatuto de arte, ya que no les faltan las características ni las instancias de legitimación que hacen a estos productos una nueva forma de expresión artística [2]. Es por eso que las empresas desarrolladoras de VGs se enfrentan a nuevos desafíos en cada entrega y deben contar con el aporte de profesionales que estén a la altura de las circunstancias: Santaolalla, que goza de exitosas experiencias componiendo música para películas, es más que idóneo para ésta tarea.

El videojuego.

La obra en cuestión es The Last of Us, un juego que se enmarca dentro del género Survival Horror[3]. La historia se desarrolla en un contexto post-apocalíptico, en el que la mayor parte de la humanidad ha colapsado debido a un virus que muta a las personas en seres similares a zombis. Bajo esta terrible situación se crean zonas de cuarentena y los pocos humanos sobrevivientes están obligados a vivir bajo una ley marcial regulada por grupos militares. Los protagonistas de este juego son Joel, un mercenario contrabandista al que le encargan la misión de sacar a una joven de la zona de cuarentena (aún a riesgo de costarle su vida y libertad), y Ellie (el “encargo” en cuestión). La misión falla y ambos son desterrados de la zona de cuarentena,  obligados así a enfrentar un peligroso y perturbador camino hacia un destino seguro. Los avatares del devenir en  The Last of Us son acompañados la música, que refuerza la carga emotiva de las situaciones adversas por las que tienen que pasar estos personajes en un mundo devastado.

La relación videojuego/música.

Los videojuegos se dividen, como la mayoría de los productos artísticos, en géneros “dependiendo de su representación gráfica, el tipo de interacción entre el jugador y la máquina, la ambientación y su sistema de juego, siendo este último el criterio más habitual a tener en cuenta.”[4]. El papel de la música y su vinculación con la narrativa depende del género que se trate, aunque se pueden reconocer categorías y funciones musicales en común en la mayoría de los géneros.

Bajo esta visión podemos reconocer que en cada uno de estos arte-factos subyace una estructura semántica coherente en la que la música tiene un lugar privilegiado, y cumple distintas funciones que podemos considerar como metafóricas y metonímicas. En su función metafórica, la música apuntala el sentido de espacio y caracterización del juego y sus escenarios. Y en su función metonímica la música ayuda a los jugadores a implicarse en la narrativa propuesta, por ejemplo da señales sobre la proximidad de un enemigo o la escasez de tiempo para completar determinada tarea.

Estas funciones también pueden considerarse en relación a los análisis sintagmático y paradigmático.  Cuando la música corresponde a una instancia paradigmática del juego (por ejemplo asistiendo a caracterizar un escenario específico), la música se puede pensar como metafórica. Por otro lado, si la música corresponde a la estructura sintagmática del juego (sonidos musicales relacionados a premios o pérdidas) puede considerarse en su función metonímica (o heurística) reforzando el aprendizaje de las reglas del juego.

Como vemos, la importancia de la música en la estructura de los VGs es central. Y no hay nada más satisfactorio para los jugadores experimentados que poder sumergirse en en el mundo de un videojuego cuyos ejes estructurales aportan coherencia, credibilidad y emoción al juego.

La música en The Last of Us

Santaolalla deja una huella inconfundible en la música de este juego, que es a la vez evidente por su sonido y sutil por su interacción con los demás instrumentos: su marca personal es el uso de su ronroco[5]. El empleo de los instrumentos en este soundtrack tiene una impronta ecléctica que permite al oyente no incurrir en discriminaciones tajantes entre instrumentos de orquesta y música popular: violines se juntan con baterias, marimbas con charangos, e instrumentos no convencionales con guitarras electricas son algunas de las combinaciones que explora el compositor. A pesar de la aparente disparidad en estas combinaciones, lejos de ser chocantes o de producir extrañamiento en los jugadores/oyentes, el compositor logra una cohesión estilística contundente a partir de las construcciones melódicas, armónicas y la relación entre las lineas.

¿Por qué eligieron a Gustavo Santaolalla? Esto lo explican los representantes de la empresa Naughty Dog en su blog:

We are honored to have Gustavo’s music and talents in our game. The texture of Gustavo’s musical score serves the game’s narrative and the music is rife with poignant, descriptive and intimate sounds. His work is unlike anything heard in a video game before. It’s a beautiful, haunting, sonic landscape that makes the game’s themes more emotionally resonant and emphasizes thoughtfully how Joel, Ellie, and all the characters in the game perceive the world around them. It’s a masterful musical score. – Eric Monacelli // Community Strategist, Naughty Dog

Nos sentimos honrados de contar con la música y el talento de Gustavo en nuestro juego. La textura de la partitura musical de Gustavo está al servicio de la narrativa del juego y la música está llena de sonidos punzantes, descriptivos e íntimos. Su trabajo es diferente a todo lo oído en un videojuego antes. Es un hermoso inquietante paisaje sonoro, hace que los temas del juego sean más resonantes emotivamente y subraya cuidadosamente cómo Joel y Ellie, y todos los personajes en el juego, perciben el mundo que les rodea. Es una partitura magistral. – Eric Monacelli // Community Strategist, Naughty Dog

A continuación el compositor cuenta con sus palabras su experiencia y cómo llegó al mundo de los videojuegos.

The Last of Us será lanzado oficialmente el día 14 de Junio en Estados Unidos, pero ya está disponible la música en internet. Están invitados a escuchar la música del juego, y (para los gamers) seguramente estas piezas serán una breve degustación de lo que disfrutarán cuando finalmente tengan el juego en sus consolas.

https://soundcloud.com/sony-soundtracks/sets/the-last-of-us

Referencias

 


[1] Empresa que desarrolla el juego.

[2] Como instancia de legitimación ver, por ejemplo, http://www.moma.org/explore/inside_out/2012/11/29/video-games-14-in-the-collection-for-starters/

[3] El survival horror (traducido al español, «sobreviviendo al horror») es un subgénero de los videojuegos encuadrado en la acción-aventura cuyo objetivo es provocar al jugador terror en cualquiera de sus formas. Los videojuegos de este subgénero hacen uso de los temas, clichés y recursos estéticos propios del cine y la novela de terror, potenciándolos a través de la capacidad inmersiva que caracteriza al medio. Así, elementos argumentales como fantasmas, zombis, casas encantadas, pueblos malditos, posesiones demoníacas o alienígenas hostiles son habituales, prefiriendose el terror sobrenatural sobre otras bases más realistas. - http://es.wikipedia.org/wiki/Survival_horror

[4] http://es.wikipedia.org/wiki/G%C3%A9nero_de_videojuegos

[5] El ronroco es un instrumento musical de Bolivia, de la familia de los charangos. Está formado por cinco cuerdas dobles. Este instrumento se caracteriza por su sonido ronco es por ello que tiene ese nombre. Fue desarrollado por Wilson Hermosa, hermano de Gonzalo y Elmer Hermosa miembros del grupo boliviano Los Kjarkas. - http://es.wikipedia.org/wiki/Ronroco

2 Comments

Post Comment
  • MartuLo says:

    Hola. Esto no es musica clasica, no? Por que no parece.

    • Vir Gray says:

      ¡Hola!
      Gracias por tu pregunta. De forma corriente (“vulgarmente”) se llama música clásica a la música académica. El período clásico en la música va masomenos de 1770 hasta a mediados del siglo XVIII y la “delantera estrella” del equipo clásico estaba formada por Haydn, Mozart y Beethoven (seguro los escuchaste nombrar). En cuanto a tu pregunta, vos seguro te referías a si era música académica o no la que Santaolalla hace para este juego. Bueno… la respuesta que puedo animarme a dar es que éste tipo de música juega con el límite entre la música popular y la académica. Por eso, por ejemplo, remarqué cómo el
      compositor mezcla instrumentos que tradicionalmente se usan en orquestas de música académica con guitarras eléctricas o roncocos. Espero que te haya servido mi respuesta. ¡Saludos!

¿Por qué Escritos Musicológicos Tempranos?

"Muchas de las cosas que escribí en mi juventud tienen el carácter de una anticipación onírica, y sólo a partir de cierto momento de conmoción, que podría haber coincidido con el comienzo del Tercer Reich, me convencí de que hice bien en hacer lo que hice. Como la mayoría de los llamados niños prodigio, yo soy un hombre que ha madurado muy tarde, y aún hoy tengo el sentimiento de que aquello para lo que realmente estoy aquí todavía está por hacerse."

(Carta de Theodor Ludwig Wiesengrund Adorno dirigida a Ernst Bloch en 1962; Prólogo a Escritos Filosóficos Tempranos, Ediciones Akal, 2010)